Compartir

Quizás pudo influenciar que se llegara al quinto mapa, el nivel de dos equipazos en la temporada regular más igualada de la historia de la Superliga Orange o el hype por conocer al campeón de España, pero no, había algo intrínseco en las 2.000 personas que abarrotaban el Cartuja Center, una locura llamada League of Legends.

La afición de Sevilla ha demostrado una vez más que un presencial del máximo nivel del MOBA de Riot Games es algo más que una competición, es un espectáculo en el que todavía hay terreno por recorrer y que al menos en la capital hispalense se queda muy corto para dos mil personas teniendo en cuenta que se acabaron las entradas 20 días antes…y sin que se supieran los equipos que jugarían.

Obviamente ese trabajo de los equipos para que cada espectador se identifique con su marca está ahí, tanto como lo está la historia de Origen o el amor por xPeke, pero en el inicio de la competición la afición parecía ir con Splyce y en el 2-1 las ganas del quinto mapa hizo que los vítores cayeran del lado de Origen BCN…una épica que multiplicaría el sonido dentro del ‘estadio’ y casi desde cualquier punto del edificio.

A eso hay que sumarle uno de los finales más épicos en la historia del competitivo en España, una lucha imposible en el quinto mapa en la que Origen tuvo en su mano cambiar una partida en la que estaba 10K por debajo, un minuto apasionante en el que ni se escuchaba la narración de Ibai de la emoción y los gritos que se vivieron en el Cartuja Center.

Precisamente de esa locura hablamos justo después de la victoria de Splyce Vipers, un auténtico lujo para el League of Legends tener una afición así, pero con este espectáculo como para no perderse en la locura.

No hay comentarios

Dejar una respuesta