Compartir

Que este iba a ser el año del resurgir de SKT parecía claro cuando tras las primeras jornadas el nuevo y joven conjunto volvía a imponer su ley, aunque siempre bajo la batuta de Griffin y el sorprendente dominio de los rookies del SANDBOX. Pero todo ello había que reafirmarlo, siendo Kingzone DragonX su víctima en playoffs para asegurar el billete a la gran final.

Tras un 2018 para olvidar con un pobre split de primavera y un desastroso verano donde no llegaron ni a las finales del split, el que fuese vigente subcampeón del mundo debía empezar de cero, formando un equipo nuevo sobre el pilar de Faker. Muy poco tardaron en cuajar los nombres de Clid o Teddy, llevando a SKT al subcampeonato en fase regular. Eso les llevó a medirse a Kingzone Dragon X en esta semifinal de la LCK en la que solo hubo un amo y señor durante buena parte de la serie.

La primera partida fue una fiesta de kills un poco loca pero en la que dominó SKT sin que Kingzone lograse objetivos. La que la Lissandra de Faker era todo un quebradero de cabeza rival, pero no más que el Varus de Teddy, siempre bien posicionado para matar y hasta robar un Nashor a la postre decisivo para el 1-0.

Esto le llevó a Kingzone a medir mejor sus movimientos, y mucho más igualda estuvo la segunda partida, especialmente con un omnipresente Cuzz con Camille. Pero fue el Ryze de Rascal el que marcó diferencias en negativo, pues pese a que casi gana la partida en un buen backdoor, las incontables cazadas sobre él le dio alas a un SKT que parecía tener perdida la partida y que aprovechó ese oxígeno para, de nuevo con Teddy como principal protagonista, terminar sentenciando tras una nueva cazada sobre Rascal y un Nashor a favor.

 

El tercer mapa de nuevo destacaría por la tranquilidad de la fase de líneas, todo hasta que SKT quiso imprimirle ritmo de la mano de la Akali de Faker y el incansable combo Jarvan/Galio. Un Faker que dominó hasta tal punto de meterse en el 1 contra 4 en el Nashor, matar a Cuzz y echar al resto del equipo, que terminó muriendo tras una buena rotación finiquitada con la ulti de Kennen en el Sylas de Khan. Nuevamente Teddy brilló sobremanera, pero era la Akali del midlaner la que conseguía marcar diferencias en las peleas para cerrar el 3-0 y el pase a la final.

No hay comentarios

Dejar una respuesta