Compartir

Como dice el dicho, “a la tercera fue la vencida”, pues tras los dos intentos de Royal en el pasado, Invictus hizo historia proclamándose campeón de los Worlds 2018 pasando por encima de un Fnatic que por deméritos propios y méritos del rival, no tuvo opciones en la Grieta en una final más rápida de lo esperado aún con la entrada in extremis de sOAZ.

Pero a pesar de ese sentimiento de decepción por poder haber logrado algo histórico, el sentimiento que resuena casi por toda la comunidad es la del orgullo por un equipo que sí que ha hecho historia, colando a Occidente en la gran final por primera vez desde la entrada de los asiáticos en la Season 2. Pero el orgullo no salva lo que ha sido una muy mala actuación de los nuestros, que no tardaron en disculparse por lo sucedido, pues más allá del 3-0, lo que realmente duele es el cómo.

Disculpas, sí, pero también declaración de intenciones, especialmente en las de un sOAZ que entiendo que esto es el inicio del emerger de Europa en los Mundiales. El toplaner, a pesar de compartir puesto ahora con un Bwipo que es una de las grandes promesas de Fnatic, aseguró que algún día ese título sería suyo: “Estoy seguro de que llegará el momento para mi. Quizá no este año o el siguiente, pero algún día seré campeón del mundo. Seguiré haciendo todo lo que esté en mi mano para lograrlo“.

Tampoco le faltó el apoyo a Fnatic desde todos lados. En la previa, conjuntos como Cloud9 se volcaban con ellos y el sentimiento occidental. Y tras el encuentro, y con alguna que otra crítica como la de Wunder, sobre la insistencia de Fnatic en el pick de Urgot que nunca funcionó, todos quisieron llevar en volandas a Fnatic en lo que debe ser un regreso a casa con la cabeza alta

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta