Compartir

La antesala de la gran final de la LCS europea dejó una lucha muy abierta por el tercer puesto con hasta cinco mapas repletos de emoción, errores y constancia en los que Splyce supo aprovechar mejor los fallos rivales para hacerse con el tercer puesto, entrar en el Rift Rivals y tomar puntos para intentar estar en los Worlds de este 2018.

Con Nisqy y Minitroupax como protagonistas de la acción, Splyce y Vitality dejaron en Royal Arena de Copenhague un duelo jugoso muy vistoso para los espectadores y aunque ambos equipos marcaron sus pautas, los fallos marcaron los momentos claves de las partidas.

Con Gilius y Jiizuke alejados de su mejor nivel, Minitroupax tomó las riendas en el quinteto entrenado por YamatoCannon y sacó el carro en el primer y el tercer mapa, pero más grande aún fue el liderazgo de Nisqy en Splyce, sobre todo por el destrozo que le hizo al rookie del año.

Con la condición de primerizos que tienen la mayoría de jugadores de Vitality como novatos que son en Europa, Team Vitality dejó muy buenos momentos. El primer mapa se convirtió en una lucha de poder entre la Zoe de Nisqy y la Caitlyn de Minitroupax y finalmente fue el portugués el que se impuso en el midgame, forzando que las serpientes siquiera tirasen una torreta en toda la partida. 29 minutos en la partida más sólida del Bo5 de Gilius y Cabochard. Con 5 kills y mucha ventaja de Nisqy, Splyce no arriesgó lo suficiente en la calle central.

Ban a Caitliyn en el segundo mapa y cambio de rol. Xerxe mejoró conforme avanzaba la serie en Copenhague y ayudó a la campeada de Nisqy a Jiizuke. Con hasta dos solokills, el belga hizo lo que quiso con su Cassiopeia ante Taliyah y cerró la partida él solo en 22 minutos en el que fue el mayor stomp. La botlane de Vitality aguantó pese a la paliza que recibían los suyos, pero poco pudieron hacer sin haber entrado apenas en peleas.

Lo mejor de la partida, el 1v5 en el que Nisqy sacó dos kills cuando se tiraron sobre él:

La insistencia en Taliyah

Al igual que en las series anteriores el italiano se cebó con Taliyah y aunque sufrió, en este tercer mapa funcionó. Los primeros intercambios fueron para Splyce tras un mal diveo de Vitality en top, pero la partida llegó relativamente igualada al midgame. Jactroll dejó buenos ganchos con Thresh y en uno de ellos marcó la jugada de la partida: gancho en la zona del Nashor a Xerxe, ulti de Cabochard con Sion a dos rivales y espectacular Taliyah atrayendo a tres rivales para hacer el Nashor y estompear. De nuevo partida muy limpia de MInitroupax demostrando su gran champion pool, ahora con Sivir. Buenas rotaciones para abrir base y muy buen focus en los momentos decisivos.

La cuarta marcó el mejor de cinco. En el que hasta el momento era el mejor partido de Minitroupax, una sola jugada marcó la partida. El portugués estaba haciendo un partidazo con Ezreal desde la contención que pedía el draft de su equipo: sin apenas kills farmeó como nadie aunque fue precisamente Splyce el que tomó la delantera tras un buen juego con las oleadas para hacerse con el Nashor, pero tras aguantar, el adc luso se metió en una hierba donde le esperaba todo el equipo rival. Ahí perdió Vitality no solo el cuarto mapa, también las esperanzas y la mentalidad para el quinto.

En el quinto mapa se repitió el Taliyah vs Cassiopeia de la segunda partida y Jiizuke volvió a pasarlo mal. Con un inicio mucho más pausado que en choques anteriores, en ambos equipos se notaban los nervios por lo que se jugaban y Splyce aguantó más aún ahora esperando los fallos de su rival.

Minitroupax volvió a ser el mejor de los suyos y Jactroll lo ayudó lo suficiente con Thresh, pero en Splyce estaban fedeados tanto Nisqy como Kobbe y con los fallos de posicionamiento de Gilius en el Nashor en un baile de ida y vuelta, Splyce lo aprovechó mejor. Vitality intentío arriesgar tras el segundo nashor rival y fue a por el anciano, pero la diferencia era demasiado amplia y en esas perdieron la partida sin poder defender la base.

A pesar de los altibajos en esta final, el primer split del trío Jiizuke, Minitroupax y Jactroll es sin duda satisfactorio a vistas de cualquier amante del League of Legends y aunque se han quedado fuera del Rift Rivals, han dejado claro que tienen los suficientes motivos como para sorprender en verano.

En Copenhague el Royal Arena no estuvo ni mucho menos lleno, pero se espera que lo esté para la gran final de este domingo entre G2 Esports y Fnatic.

No hay comentarios

Dejar una respuesta