Compartir
En partido de LCK 2020, Faker juega a League of Legends.

Hace apenas una semana, Riot Corea anunciaba la expansión de la LCK hacia un sistema de franquicias para 2021. Todo un cambio que a nivel de organización se pedía a gritos, y que sin duda supondrá un refuerzo y mejora a los principales clubes como T1 (SKT), que dice llevar mucho tiempo esperando este momento.

En palabras de su CEO, Joe Marsh, en una entrevista a Inven Global, el máximo mandatario del que para muchos sigue siendo el mejor equipo de la historia del League of Legends saca pecho, sintiéndose confiado y orgulloso de los pasos que se han dado en el club, y que ahora con este nuevo futuro para la LCK saldrán muy beneficiados. Y es que cualquier jugador mataría por jugar para ellos.

Siguiendo los pasos de la LPL, la LCS y también la LEC, la última de las grandes ligas se sumará a este sistema el próximo año, por lo que este split de primavera será el último con el también interesante ascenso / descenso que tantas sorpresas nos ha deparado en los últimos splits. Algo que para Marsh supone «la oportunidad de que los equipos de LCK finalmente estén en igualdad de condiciones con respecto a las otras ligas franquiciadas«.

Pero claro, T1 es un club previsor, y a sabiendas de todo ello, su CEO también admite que «se ha operado como un equipo de franquicia en los últimos años. Así que para nosotros la mayor oportunidad será el potencial de ingresos adicionales como franquicia. Creo que será un enorme beneficio para nosotros, especialmente ahora que han anunciado que los equipos necesitarán también una Academia, lo cual ya tiene T1. Los jugadores de clase mundial quieren jugar en las mejores instalaciones del mundo, y nosotros podemos ofrecérselas en T1«.

No hay comentarios

Dejar una respuesta