Compartir

En una épica noche que disfrutaron al máximo en Norteamérica viviendo una ajustada final que se alargó al quinto mapa, Team Liquid volvió a revalidar su trono por cuarta vez consecutiva en la LCS. Algo que nunca antes había logrado ningún equipo.

Hasta la noche de ayer compartía récord con Team SoloMid en los tres splits consecutivos que logró entre 2016 y 2017. Un récord que ahora ostentarán los jinetes en solitario para los próximos años. Claro que TSM sigue siendo por ahora el rey de la región con las seis LCS que brillan en sus vitrinas, y cuyo récord también se ve amenazado por la sombra de Team Liquid.

Fue precisamente Liquid el que golpeó primero en la serie. El colosal farmeo de Doublelift mantuvo por delante a su equipo, algo que lograron aprovechar entre Jensen e Impact, manteniendo la bola de nieve para lograr una trabajada y aplastante victoria.

Respondió rápidamente Cloud9, literalmente porque fue al minuto 6 cuando con una gran rotación a bot dejaron muy vendido al rival. Con un Svenskeren desatado, y Nisqy rotando a placer, la sangría en bot fue imparable, haciendo crecer a un C9 que incrementaba su imparable ventaja.

Con la pelota en el tejado de Cloud9, estos rompieron el empate a su favor pese a los buenos primeros minutos de Jensen. Pero entre Nisqy y Licorice impusieron su ley y les bastó el buffo del Barón tras la enésima gran cazada para sentenciar al 25′.

Cloud9 estaba muy crecido, y eso se notaba en una fantástica primera sangre de Licorice diveando al nivel 3 (en un claro error de Impact). Pero los objetivos caían a favor de Liquid, manteniéndoles en la partida. Fue entonces cuando los jinetes juntaron filas metiendo presión en midlane, consiguiendo una gran ventaja tras un par de buenas cazadas. CoreJJ era una pesadilla y tras lograr abrir base aseguraron un Barón que, como antes a C9, les bastó para poder meter una quinta marcha y forzar la quinta partida.

Y volvió la igualdad. La tensión se mascaba. Un título estaba en juego en el último gran mapa de la final. Pero el campeón no iba a permitir la remontada, y entre Doublelift y Jensen, Liquid obtuvo una ventaja inicial que dominaba en la Grieta. Fue entonces cuando el equipo sacó su mejor nivel con un precioso juego coral en la que la Akali de Jensen se marchó con 11 asesinatos a sus espaldas, mientras el nexo caía al 30′ haciendo campeón de nuevo al imparable Team Liquid.

Compartir
Artículo anteriorCuándo sale oficialmente Pokémon Masters para iOS y Android
Artículo siguienteUna máquina de arcade llamada 8-bit llega a Brawl Stars

No hay comentarios

Dejar una respuesta