Compartir

¿Hay mejor manera de presentarse en los Worlds de League of Legends que ganándole al actual campeón? Sí, hacerlo tal y como lo ha hecho Team Vitality, debutando con un roster completo en la competición y dejando una identidad propia con la que hasta ahora es la mayor sorpresa del campeonato.

Estaban en el grupo de la muerte, ninguno había debutado en un evento de tal magnitud y tenían por delante al máximo favorito y al actual campeón de los Worlds y aun así han sabido engrandecer cada una de las letras de Team Vitality con un estilo atrevido, dejando huella y demostrando que pueden ser protagonistas.

Y hacen llegando desde la base, porque hasta hace unos días estos chicos competían en la Superliga Orange mientras que la marca que ahora defiende estaba enclaustrada en los últimos puestos de la LCS europea, de ahí que el mérito de tumbar al reciente campeón del mundo tome si cabe más fuerza.

El pick de Nocturne indicaba una idea, pero el de Ekko cambió por completo los planes de Team Vitality y desde el minuto uno Jiizuke sacó las garras y la agresividad de los suyos para hacerse con el early. Aunque no lo consiguieron y sufrieron bastante, tuvieron la suerte de que las kills se las llevó CoreJJ (hasta 4 en 10 minutos), lo que aprovecharon para seguir atacando con todo y remontar una partida con el italiano como maestro absoluto.

No se quedó muy lejos Cabochard. El toplaner demostró que puede competir contra los mejores y fue un auténtico espectáculo en todas las líneas, no solo por sus iniciaciones, sino por tener el don de la ubicuidad al tiempo que manejaba los hechizos de invocador a la perfección, porque casi los tocó todos.

Con diveos eternos y arriesgados, el quinteto europeo sufrió en un par de ocasiones y Jiizuke estuvo a punto de perder la partida ocn un TP a la espalda en la zona del Nashor que los coreanos vieron a la perfección, pero esta era la partida de Team Vitality y el robo de Nashor tras la presión de Kikis y Cabochard les dio el aire suficiente como para seguir luchando.

Jiizuke se comió por completo a Crown (Syndra) y a Ruler (Ashe) hasta el punto de obligarlo a hacerse una build totalmente defensiva, Attila se potenciaba silenciosamente hasta conseguir una de las mejores jugadas al final de la partida en el backdoor junto a Jiizuke y la marca de la mosca conseguía uno de sus mayores logros en la historia.

Estos chicos han explotado al máximo las virtudes del League of Legends, de divear, de split push, del backdoor, de oneshotear, del 1v1 y de cómo echarle cara en tu primer partido a este nivel a uno de los mejores equipos de Corea. Así fue la partida completa en el streaming de la LVP, que llegó a estar muy cerca de los cuarenta mil espectadores.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta