Compartir

La LPL sigue acumulando gracias y desgracias. Si hace poco surgía el fuerte rumor de que ganaría una plaza en los próximos Worlds por el buen desempeño de sus equipos en las competiciones internacionales, raro es el mes en el que un equipo o un jugador no se ve involucrado en un escándalo. Esta vez los protagonistas de un escándalo mayúsculo han sido LGD y, más concretamente, Condi. El equipo chino ha tenido que actuar contra varios miembros de su club y el jungla titular de su equipo podría decir adiós a su carrera después de una dura sanción.

Riot Games ha decidido sancionar a Xiang ‘Condi‘ Ren-Jiecon 18 meses alejado del competitivo, un año y medio de suspensión que le apartaría de los teclados hasta la temporada 2020, la número 11 de League of Legends. El motivo de la sanción ha sido influir en los resultados de un partido profesional de la LPL para beneficio propio. Sin embargo, es solo el principio del culebrón.

En sus disculpas, Condi reconoce haber influido en el resultado de dicha partida y añade que posteriormente fue chantajeado por una persona del club para arreglar partidos a cambio de su silencio. El responsable del chantaje no era otro que su propio entrenador, Song ‘Hesitate‘ Zi-Yang, que presionó al jungla para ganar o perder partidos relacionados con apuestas. Hesitate ha sido suspendido de por vida por parte de Riot Games.

LGD ha querido desmarcarse de las acciones particulares de los miembros de su club, y ha decidido rescindir los contratos de Condi y Hesitate, además de los de dos miembros de su academia: Tang ‘1ntruder’ Sheng y Fu ‘Fdy’ Ding-Yuan. No es la primera vez esta temporada que la LPL está en el punto de vista de Riot por romper los códigos de conducta. Rogue Warrior ya recibió un toque de atención por las trampas de algunos jugadores de su equipo academia, Rogue Warriors Sharks.

No hay comentarios

Dejar una respuesta