Compartir

El quinto día de estos Worlds 2018 iba a ser el primero decisivo de cara al Grupo B en el que Vitality, a pesar de encuadrarse en el grupo de la muerte, sueña con los cuartos de final tras haber tumbado a Royal Never Give Up, que hasta ahora contaba todos sus partidos por victorias.

Y todo comenzaba con un mal diveo de Kikis a bot, que terminaba con Uzi llevándose la primera sangre sobre Jactroll, el peor resultado posible de la jugada. Aún con ello el jungla polaco se resarcía rápido castigando arriba a Letme. Vitality jugaba de manera agresiva, pero RNG leía todos sus movimientos a la perfección y era Karsa el que se gustaba con Lee Sin en los primeros compases.

Todo pintaba bastante mal para los europeos, pues RNG sin hacer mucho se encontraba muy cómodo en la Grieta, pero todo cambió con una jugada de locura en la calle central en la que Vitality sacó un 3×2 y tiró las dos torres con el Heraldo. Pero lo más importante es que dos de esas kills se las llevaba el Draven de Attila. Vitality conseguía incluso el Nashor en esa jugada, pero el campeón chino conseguía parar bastante bien cada oleada.

Con los últimos segundos del Barón, Vitality se jugó el All-In en un fantástico asedio en el que los ganchos de Jactroll una vez más fueron clave. Fue entonces cuando apareció el Ryze de Jiizuké para destrozar a todos y sentenciar la partida con una triple. Solo sobrevivía el de siempre, Uzi, que no pudo parar lo que ya era la victoria para Vitality.

No hay comentarios

Dejar una respuesta