Compartir

El vacío de Flaxxish tiene un protagonista aún mayor, un joven serbio al que todo el estadio de League of Legends coreaba en Gamergy después de que este protagonizara las jugadas claves en una serie que se llevó ASUS ante Valencia, metiéndose así otro año más en la final.

Ni resúmenes, ni análisis, una sola voz, la del público gritando Yoppa una y otra vez al finalizar la primera semifinal mientras todo el equipo de ASUS se abrazaba en el escenario principal, síntoma significativo del apoyo que tiene el líder de la temporada regular de División de Honor.

Con el permiso de Penguins Mafia y de G2 Vodafone, la semifinal entre Valencia C.F. esports y ASUS ROG Army era una auténtica final anticipada de esta Final Cup 11 de League of Legends y así se demostró en un mejor de tres muy competido e igualado, pero en el que los valencianistas no supieron reaccionar tras el empate.

Pepinero avisó de que iba a guardarse algunas cartas para los partidos decisivos y una semifinal ante ASUS era el momento adecuado para revelar la sorpresa: Xerath. Su control de campeones es tan amplio que se ha permitido sacar al mago ara ser el protagonista de la primera partida y así el equipo ché logró el primer punto ante los favoritos, pero todo quedó ahí.

En la segunda partida ASUS le permitió a Pepi volver a usar al mago de Shurima, pero el medio del Valencia pickeó Syndra y a la postre fue el único que demostró estar al mismo nivel que en la primera partida, pero no fue suficiente para parar el macro de los de Ronchas.

El claro counter de Fizz y sobre todo la predominancia de Yoppa ante la Poppy de Moryo destacó en la segunda y también en la tercera, en la que Valencia se centró en banear a Sivir para evitar la limpieza de oleadas y perjudicar así al top laner serbio, pero el resultado volvió a ser el mismo.

El Valencia cierra así su primera temporada en División de Honor con altibajos y a expensas de cómo evolucione el proyecto, ha dejado detalles de poder codearse entre los mejores en los partidos importantes.

Ronchas ha dicho a la finalización del partido que quiere a G2 Vodafone en la final para repetir así la serie del pasado verano y los de rojo le han hecho caso…no hay más que ver la celebración de su victoria ante los pingüinos.

Y es que si alguien hubiera apostado por esta final hace un par de meses, de semanas o de horas antes de que comenzara la competición, lo habrían tomado por loco. G2 Vodafone salió hace unas semanas del descenso y ahora lucha por volver a levantar el título que les hizo campeones hace poco más de cinco meses.

La repetición en el mejor de cinco en otra final consecutiva (la primera vez que sucede en once ediciones), le da un valor incalculable a Mapache y todo el equipo técnico, pero sobre todo a un quinteto en el que pocos confiaban podían pasar incluso de cuartos de final.

Siler hizo una eliminatoria estratosférica con Ekko y Leblanc y se convirtió junto a Send0o en el mejor jugador de la semifinal, situación totalmente enfrentada a Cinkrof, que estuvo muy lejos de su mejor nivel. El MVP de la División de Honor cometió varios errores decisivos teniendo además picks decisivos como el de Rek’Sai y no marcó las diferencias como lo leva haciendo durante toda la temporada.

Los tanques están teniendo una importancia sobredimensionada y ahí Send0o está por encima de todos. A pesar de sufrir mucho ante la Poppy de Jer0m en la primera partida, el top laner se superpuso a todo en las dos siguientes y junto al último fichaje de G2 se convirtió en la pieza clave de lo que a la postre podría ser un guión perfecto de la película que está montando la undécima Final Cup. Solo queda ver quién se lleva el titular en esta segunda parte de la entrega entre ASUS ROG Army y G2 Vodafone.

No hay comentarios

Dejar una respuesta