Compartir
cajas de botín

Aunque es desde hace mucho un tema controvertido y que roza muchas veces los límites de la legalidad, el negocio generado entorno a las apuestas de artículos y skins salidos de las cajas de botín sigue en auge. Las ganas de poseer ese objeto único y especial, hace que muchos gasten importantes cantidades de dinero en obtenerlas a través de otro usuario, del mismo modo que apostar dichos objetos para tratar de aumentar las ganancias. Tanto es así, que esta industria podría llegar a mover más 50.000 millones de dólares en 2022.

Así lo pronostica un estudio de Juniper Research, que detalla que hoy en día, esa cifra gira en torno a los 30.000 millones, pero en cuatro años se espera que casi se duplique, a pesar de las numerosas regulaciones promovidas por los gobiernos de los diferentes países. En muchos, la propia existencia de las cajas de botín son considerado juegos de azar, aunque es un elemento tan popular hoy en día en todos los títulos, que es difícil de cambiar el sistema.

Aunque el problema no son las cajas de botín. Los elementos gratuitos o el uso de micropagos para obtenerlas es un sistema que funciona a grandes rasgos, aunque si necesitan un mayor control. Es por ello que se pide a gritos una regulación de esta industria. Y perseguir con mucho más énfasis los portales ventas y apuestas ilegales, de los que compañías como la propia Valve recibe una parte de cada transacción cuando se trata de skins de armas en CS:GO. Los múltiples vacíos legales permiten que menores de edad entren en esos portales de apuestas de skins. Algo que si preocupa y mucho a toda la escena gaming. Por lo que la regulación a nivel gubernamental se exige como algo obligatorio, ya que el crecimiento de los deportes electrónicos continúa imparable.

No hay comentarios

Dejar una respuesta