Compartir

Hace un par de meses ya conocimos la decisión de ESL de levantar las sanciones que pesaban sobre jugadores de iBUYPOWER y Epsilon. Decisión que ha decidido imitar DreamHack, levantando el baneo a todos aquellos jugadores sancionados de por vida antes del 15 de febrero de 2015 pero, además, siguiendo las recomendaciones de ESIC (eSports Integrity Coalition) la organización ha implementado nuevas sanciones según el tipo de falta cometida a partir de ahora en sus torneos.

El ESIC es una coalición de eSports que nació con el objetivo de proteger la integridad de los deportes electrónicos así como de hacerse responsable de la prevención, investigación y de poner fin a todo tipo de trampas dentro de este ámbito deportivo. Así pues, como miembro del ESIC, DreamHack ha decidido seguir una serie de recomendaciones para asegurarse de tener un juego limpio no solo en sus competiciones y torneos si no en la comunidad de los deportes electrónicos.

DreamHack ha decidido tomar hasta cuatro tipos de medidas distintas. La primera de ellas en relación a las trampas: los jugadores que hagan trampas será descalificados del torneo, sus resultados serán por tanto anulados y perderán el dinero del premio, además de llevarse una penalización desde dos años hasta de por vida teniendo en cuenta la edad del juegador, su nivel, la naturaleza del torneo y las trampas que este haya cometido.

Otra de las medidas anunciadas ha sido con respecto al fraude y las apuestas. No es de extrañar encontrarse a jugadores y equipos que han presentado una gran trayectoria durante una liga regular y que apuestan sus armas de CSGO en favor del equipo contrario, dejándose así ganar y recuperar no solo sus armas si no una gran inversión con ellas. DreamHack quiere poner fin a este tipo de fraude, no solo por los jugadores si no por los espectadores y seguidores de dichos equipos y torneos. A partir de ahora, los jugadores serán sancionados con un baneo de hasta cinco años de la competición (a no ser que tengan antecedentes de haber realizado dicho fraude, lo cual podría desembocar en un castigo aun mayor que incluiría una multa monetaria) y, por supuesto, si se descubre antes del torneo, la descalificación del jugador o equipo.

Siguiendo esta línea, todo aquel que manipule la competición y utilice el soborno también será sancionado con un año o dos de sanción, la pérdida del premio en metálico, una multa monetaria y, por supuesto, con la anulación de los resultados y con la descalificación del torneo de ser descubierto antes del mismo.

Por último y posiblemente un tema muy redundante dentro de los deportes convencionales y electrónicos: el dopaje. Por supuesto, DreamHack y ESIC no van a dejar a nadie impune y menos a aquellos que utilizan sustancias para tener una ventaja extra a la hora de competir. Por supuesto, los jugadores recibirán una baneo de 1 a 2 años, la anulación de los resultados, la perdida del premio y la descalificación del torneo de ser pillado antes de que este acabe.

No hay comentarios

Dejar una respuesta