Compartir

La recién formada Coalición por la Integridad de los eSports (O ESIC en inglés) quiere plantar cara a los negocios oscuros de apuestas, que podrían llegar a 2000 millones de dólares en la actualidad, y que están floreciendo en los deportes electrónicos aprovechando la desregulación que existen en estas nuevas disciplinas.

Ian Smith ha sido designado como comisionado de la organización. Con un currículum de lucha contra la corrupción y el doping en deportes tan dañados por estos fenómenos como el Cricket o el Atletismo, declara: “Llego con muchas ganas. Es muy raro e ilusionante encontrarse con una hoja en blanco sobre la que trabajar, como pasa con los eSports”

ESIC plantea el llamado “El Programa” basado en tres pilares: El código de conducta, que especifica lo que debe y no debe hacer públicamente un participante de un torneo que quiera cumplir con las indicaciones de la organización, además de los códigos antidopaje, el cual está en manos de los organizadores usarlo o no, y anticorrupción, que limita a los jugadores la capacidad de apostar en su propio eSport, filtrar información sensible o amañar partidos.

Además de todo esto:

ESIC cuenta con la ayuda de Sportradar, que les ayudará a seguir en tiempo real las apuestas que se realicen y detectar cambios tales como grandes cantidades apostadas en un corto espacio de tiempo por determinada opción, lo cual haría saltar las alarmas de la organización, torneos y autoridades.

El objetivo de este ambicioso proyecto es generar confianza en el público y en los inversores y patrocinadores, sobre todo en los ajenos a los deportes electrónicos que están comenzando en el sector, pero que no desean manchar sus nombres con escándalos como el de hace unos días.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta