Compartir

Ser un personaje público implica muchas veces ser amado y odiado a partes iguales pero del hombre del que vamos a hablar pocas veces se dicen cosas malas. Después de varias décadas metiéndonos el miedo en el cuerpo, descubrimos la faceta de streamer de videojuegos de Iker Jimenez.

La relación de Iker Jimenez y los videojuegos

En el VideoBlog que comparte con su esposa Carmen Porter, podemos verles desarrollando temas de terror y misterio pero también echándose alguna partida a sus videojuegos favoritos. ¿Y cuál es género que más disfrutan? ¿Los shooter? ¿Las aventuras gráficas? ¿Los JRPG? pues como es lógico, los Survival Horror.

En un apartado llamado “La Noche Terrible” les vemos jugar a diferentes títulos de terror entre los que decantan dos en especial por su popularidad y su calidad. Resident Evil Remake y el Outlast2, juegos que más de un jugador experimentado ha tenido que abandonar por haberlo pasado mal mientras lo jugaban.

Y no penséis que se lo toman a la ligera. La pareja los juega como toca, con las luces apagadas y metiéndose completamente en las tramas. Eso hace que en más de un momento les veamos pegar un salto con uno de los típicos sustos que nos deparan estos juegos.

Es curioso como el Streaming de Resident Evil Remake no llegó a superar los 600 espectadores online aunque ha sido reproducido ya por 95.000 personas mientras que el de Outlast 2 en el que Carmen tomó más la iniciativa, llegó a los 2.500 espectadores online pero ha sido reproducido menos veces, más concretamente 48.000 veces.

Iker Jimenez y su pasión secreta por el Futbol Retro 

Pero no sólo del terror vive el hombre. Al parecer, Iker Jimenez es de los que siente “odio eterno por el fútbol moderno” y junto a su cuñado han recreado el fútbol nacional e internacional comprendido entre los años 1978 a 1986 que fue tan importante para él en su juventud.

Así pues descubrimos un faceta del investigador de casos paranormales poco conocida hasta el momento. El público de este popular divulgador es muy variado por lo puede abrir el mundo de los videojuegos a gente que todavía los llama “marcianitos”. Estamos ante un sorprendente hallazgo que nos alegra especialmente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta