Compartir

Muchas veces no se sabe porque hay juegos que triunfan y otros que no lo hacen. ¿Por qué el Counter-Strike Global Offensive lleva siendo 20 años uno de los eSports más queridos? ¿Por qué el League of Legends cautivó a millones de personas a los pocos meses de ser lanzados? ¿Por qué el DOTA2 es uno de los eSport más jugado y seguido pero en España no tiene popularidad? es difícil saberlo.

En ocasiones encontramos títulos que se quedaron al borde de conseguirlo pero no consiguieron tener ese ecosistema de los eSports y su potencial acabó perdiéndose en millones de horas jugadas en servidores comunitarios.

rendition1-img

Cuando se anunció el Star Wars: Battlefront la gente enloqueció. El hype era enorme y todos hablaban de las posibilidades que tendría este juego. Cuando se descubrió que no existiría modo historia la gente se desencantó un poco pero eso podría impulsar aún más su posibilidad como eSport.

Al final nada más lejos de la realidad y la gente después de jugar a los diferentes modos se empezaba a aburrir rápidamente. El juego no tenia profundidad y fue quedando relegado y ni siquiera su segunda entrega consiguió animar a los jugadores. Una lástima pues el universo de Star Wars siempre ha dado mucho juego y momentos épicos.

original

La saga Battlefield a pesar de ser admirada por millones de jugadores tampoco ha estado dentro de los eSports. La gran sorpresa de la franquicia Battlefield fue dar el salto a la primera guerra mundial una contienda algo desconocida pero llena de encanto. Los grandes mapas y la posibilidad de usar vehículos podría haberle dado mucho dinamismo a este juego que sin embargo se ha perdido en el tiempo.

Ahora DICE ha lanzado el Battlefield V con el que volvemos a la segunda guerra mundial y ha tratado de sumarse a la moda de los Battle Royale con Firestorm, aunque sin mucho éxito por el momento. Parece que el mercado sigue polarizado entre Fortnite y Apex legends y en menor medida con CoD Blackout.

si_wiiu_splatoon

Splatoon fue el intento de llegar a los eSports por parte de de Nintendo. Contaba con una estética infantil y colorida al más puro estilo Nintendo y se basaba como siempre en la obsesión de la marca nipona, de la jugabilidad y la diversión. Las malas ventas de la Wii U lastró las posibilidades de este juego aunque ha continuado la saga en Swich.

Imagen relacionada

Clash of Clans no ha tenido la misma suerte que su hermano pequeño Clash Royale. Si bien es cierto que hay cierta escena con equipos profesionales y torneos, no ha alcanzado la relevancia esperada. Lo cierto es que no tiene una mecánica adecuada para convertirse en un eSports ni para atraer a los seguidores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta