Compartir

Google no tiene límites y buena muestra de ello ha sido su última apuesta en el mercado tecnológico. Stadia es la propuesta del gigante norteamericano para competir en el mercado de los videojuegos y el diseño de su mando es una muestra más de que la empresa no busca ser una opción más frente a su competencia.

Desde la aparición de los videojuegos, el mercado se ha enfocado al público masculino, algo que ha producido ciertos «problemas» para las mujeres que han querido jugar de tú a tú con ellos. Generalmente, el diseño de los mandos busca la máxima comodidad y si este se centra en las manos de los hombres, las de las mujeres (de media más pequeñas) no se adaptarán igual a los diseños.

Es por ello que, Isabelle Olsson, responsable de diseño de la empresa, ha explicado que el mando del juego es de «género neutro». Jason Pi, uno de los diseñadores de Google ha profundizado más en el tema «está hecho para manos grandes y pequeñas, para que sea utilizable para grandes grupos de jugadores que no siempre son tenidos en cuenta«.

El diseño no se ha centrado en simplemente hacer el mando más pequeño, puesto que se encuentra entre las dimensiones del resto de controladores de Sony o Microsoft. La clave del diseño, según explican los responsables es la disposición de los elementos que permite llegar a ellos sin adoptar posiciones lejos de lo que podemos considerar ergonómicas.

El gesto del diseño del mando Stadia de Google puede ser un precedente para que en un futuro se tenga en cuenta a un sector de la población que hasta el momento se había obviado en los diseños de algo tan importante en los videojuegos como son los mandos con los que controlamos todas las acciones dentro de la pantalla.

No hay comentarios

Dejar una respuesta