Compartir

Después de muchos meses dando vueltas, por fin se ha resuelto una de las mayores compras de los eSports. Immortals adquiere Infinite Esports, propietarios de la organización OpTic Gaming, con lo que se crea una de las organizaciones más poderosas de los eSports a nivel mundial. Pero cuidado, hay equipos que todavía están en el aire y no es una buena noticia para todos.

Asegurados están, a día de hoy, el equipo Call of Duty World League así como el de League of Legends cuya plaza de LCS se la quedará Immortals. Por el contrario la franquicia de los Houston Outlaws de Overwatch League se gestionará de forma provisional “como una entidad distinta, con su propio personal a la espera de una venta un tercero“.

También queda en el aire el roster danés de CS:GO que se pondrá a la venta. IGC (la empresa detrás de Immortals) ya tiene un equipo de Counter-Strike: Global OffesinveMiBR. Tal como han comunicado la marca ya compite a nivel internacional a través de  MiBR, por lo que  ambos equipos no podrían presentarse a los mismo torneos y hace obligatoria la venta de OpTic Gaming.

Esta operación ha sido descrita como la mayor de la historia de los eSports y hace que Immortals amplíe aún más la cartera de la compañía. En este momento abarca cuatro marcas competitivas: OpTic, MiBR, Los Angeles Valiant e Immortals. Sin duda estamos ante un nuevo monstruo del sector.

Así pues, parece que hay quién estará de enhorabuena mientras que otros van a vivir unas semanas tristes y llenas de incertidumbre. Seguramente en los planes de compra ya esta planificado la venta los equipos duplicados. Será especialmente lucrativa la venta de la franquicia de Overwatch pues cada una de las plazas puede llegar a costar decenas de millones de euros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta