Compartir

Tras tumbar a los gigantes contra pronóstico, Penguins continuó haciendo historia y, sorprendiendo nuevamente, puso contra las cuerdas a un Origen que tuvo que sufrir para llevarse la semifinal y sellar su billete a Sevilla.

Sin duda alguna, Penguins y Origen nos regalaron la mejor serie de estos playoffs, incluso cuando ya se les notaba tocado mentalmente a unos pingüinos que eran arrasados en la recta final. Javaaa volvió a firmar una serie de locura, pero enfrente, Roison a su mejor nivel, levantó y lideró al equipo para llevarle a una gran final que enfrentará a las dos academias de LEC, tras el destrozo de Splyce Vipers sobre MAD Lions.

splyce-vipers-vs-origen-bcn

Corki golpea primero

Una serie de infarto debía comenzar con un gran primer mapa, y vaya si lo fue. Una partida en la que Venzer y Homi destrozaban en su línea, pero rhuckz hacía de las suyas para convertir a Javaaa en una auténtica bestia. Penguins se ponía por delante y Origen intentaba aguantar a posible late con Jinx. Bastó una liada de los pingüinos para hacer eso posible, pero no sin locura, pues tanto Venzer como Javaaa tenían un daño desmesurado. Aunque Origen contaba con otro arma llamada Corki. El bombardero no se quedaba atrás en los minutos finales, y su daño en área sumado al del tirador era demoledor en las peleas. Baca casi obró el milagro con un combazo perfecto con Cassiopeia, pero no hizo más que retrasar lo inevitable.

A los pies de JaVaaa

El segundo mapa iba a tener un guión parecido, pero con una dosis extra de frenesí. Cboi comenzó desatado con Sejuani, de nuevo permitiendo que Javaaa carrilease desde muy pronto. Aunque el tirador no estaba solo, pues Baca hacía de las suyas con Swain. Todo un baño en early en todas las líneas, pero Origen de nuevo aguantaba a un late donde tenían un combo más sencillo de ejecutar. Fueron necesarios varios objetivos para abrir base, pero Penguins no conseguía cerrar y el Viktor de Roison ya era un factor determinante en las teamfights. Penguins supo sufrir, y en lo que se antojaba como una última pelea por un nuevo Dragón Anciano, esquivaron el daño del midlaner y Javaaa reventó con una QUADRAKILL que les llevaba al empate.

Penguins domina en la locura

Cuando ya todos sacaban los desfibriladores, Origen y Penguins nos daban motivos para usarlos, pues la locura no iba a terminar. En esta ocasión fue Origen, de la mano del combo Trundle/Anivia, el que se imponía sobre su rival. Pero tras una exhibición del jungla ruso, Penguins puso un muro y dejó a Aziado splitpushear con Yorick lo que les mantenía muy vivos en la partida. Toda pelea iba a ser para Origen, y por ello Penguins jugó en todo momento al despiste mareando a un rival que no era capaz de iniciar a gusto. Con esa estrategia Penguins lograba hasta cuatro Barones Nashor que Origen limpiaba relativamente cómodo, pero con el paso de los minutos se veían más contra las cuerdas, y debían arriesgar con una carrera de bases en la que los pingüinos cortaron la ofensiva, logrando barrer a su rival en base propia y lanzarse a por el nexo rival.

El hambre de Origen fuerza el quinto mapa

Este primer match ball iba a ser diferente. En el aire se respiraba la tensión y los nervios, y ambos contendientes medían mucho más cada acción. Todo hasta que tras un primer golpe de Origen, Penguins respondía con Heraldo y varias buenas rotaciones que destrozaban el primer anillo de torres. Aunque con cada objetivo a favor, Roison sumaba recursos con Vladimir y Venzer hacía lo propio con Jinx. Fue entonces cuando le entraron los nervios a los pingüinos, forzando en los peores momentos y no iniciando cuando debían hacerlo. La bola de nieve ya era imparable, y aunque Penguins trató de defender a la desesperada, Origen no tardaría en cerrar el empate.

Quinto mapa

¿Quién dijo miedo? Origen sorprendía con el pick de Vel’Koz para Roison para contrarrestar la Lissandra de Baca, y todo giró en torno al midlaner polaco. Pese a un tempranero error y algunas afortunadas jugadas para Penguins, Origen conseguía que la acción se centrase en el carril central, donde el Ojo del Vacío conseguía poco a poco hacer suya la Grieta manteniendo un farmeo de auténtica locura. Desde muy pronto, su daño era casi insalvable, y cada pelea caía a favor de un Origen que se veía poniendo rumbo a Sevilla. Los pingüinos estaban tocados, y en cada rotación, en cada intento, en cada cazada, Roison destrozaba siendo la guinda de un Origen que ahora sí, se gustaba y dominaba en todas las facetas de una partida que no llegó al 30′, sentenciando lo que había sido una fabulosa serie.

No hay comentarios

Dejar una respuesta