Compartir

Carlos ‘Ocelote’ Rodríguez lleva vinculado a los eSports desde hace bastante tiempo. Primero como jugador y, desde 2014, como dueño y fundador de un modesto club de deportes electrónicos que, con tan solo tres años de vida, se ha convertido en uno de los más importantes del sector. G2 eSports tiene presencia en multitud de plataformas: CSGO, HearthStone, League of Legends por doble partida, Call of Duty, etc. Aun así, Ocelote quiere ampliar todavía más el impacto de su club, por lo que sigue en búsqueda de un equipo de Overwatch.

Según ha indicado en una entrevista a The Score eSports, el empresario asegura que necesitan saber más sobre los planes de Blizzard. “Tengo que conocer cuáles son las posibilidades de beneficio en participar en este tipo de franquicia. No puedes gastar 10 millones sin conocer el modelo de negocio, así que estamos buscando y esperando. Hasta ahora, estamos contentos con el desarrollo del juego, aunque quizá no con el número de espectadores. Eso podría ser mejor“, asegura Ocelote.

El dueño de G2 confiesa que sueña a lo grande. “Nos gusta tener metas con vista a 20 años, como comprar un club tradicional. No sé si eso sería una decisión de negocios inteligente, pero quiero estar en una posición donde G2 pueda permitírselo. El sueño de todo el mundo, curiosamente, es ser comprado, pero siento que mi sueño es diferente. Yo quiero ser capaz de adquirir otras empresas“, afirma el fundador.

Ocelote no rehúsa hablar sobre las flaquezas de su club. En League of Legends, por ejemplo, G2 domina en la región europea, pero ha cosechado varios fracasos en las competiciones internacionales. Ocelote cree que esto se debe más a problemas del equipo en cuanto a jugar en el escenario que a contrariedades en el propio juego. Además, recalca que el mercado europeo se está encogiendo en detrimento del americano, por lo que les es más fácil destacar.

“Estados Unidos es una enorme región con un único lenguaje, mientras que Europa es una gran región con diferentes lenguajes”, destaca Ocelote. “Creo que no ocurrirá que un club americano se traslade a Europa porque hay muchas diferencias culturales. Mientras nosotros somos importantes en el mercado polaco, porque contamos con la gente adecuada para ello, para un estadounidense sería muy complicado entender su cultura y lo que valoran”, prosigue. Si bien Ocelote considera difícil que un club americano cruce el charco con dirección Europa, el trayecto inverso, por los motivos que arroja, podría producirse de forma mucho más sencilla. Por ello, las miras de G2 eSports no ignoran, ni mucho menos, el nuevo continente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta