Compartir

Echando un vistazo a un post en Reddit del usuario phoenixfire2001, que habla sobre la viabilidad de Mei como personaje defensivo y analizando las razones de la baja notoriedad de Torbjorn, Symmetra y Bastion en el modo competitivo, queda claro que la comunidad se preocupa por buscar ese complejo equilibrio en el meta.

El post se convierte en discusión rápidamente. Overwatch es un juego muy complicado de tocar, cada ajuste, por muy simple que parezca, puede cambiarlo todo. Ocurre lo mismo en todos los eSports, un solo ajuste te puede cambiar todo el meta de un personaje. Pero en Overwatch es aún más acentuado.

Los personajes defensivos actualmente quedan muy fuera del meta profesional. La mayoría de equipos se centra en tener un par de DPS, dos Supports y dos Tanques. La primera opción defensiva es siempre Mei, quizás Junkrat. Widowmaker también ha desaparecido por completo con su último nerfeo, casi significando que ha sido desterrada por completo a un segundo plano. Lo mismo con Torbjorn y Bastion. Tampoco se ve mucho a Hanzo.

Y luego está Symmetra por la parte de apoyo. No nos engañemos, las mecánicas de estos personajes son divertidas y originales, pero quizás esa originalidad y la sensación de diversión empaña sus utilidades reales en la partida.

symmetra
Sí, a todos nos gustaba eso del portal, pero es muy frágil y además la definitiva. No compensa.

En su post, phoenixfire2001 se atreve a hablar de ajustes en habilidades. En cambiar algunas habilidades de Torbjorn, Bastion y Symmetra y aplicar el mismo patrón que con Mei. Mejores tiempos de reutilización y pasivas, mayor efecto en el campo de batalla.

Bastion, de hecho, tiene una habilidad para regenerarse más propia de un tanque, y es muy parecida a la que tiene Roadhog. Quizás necesita una habilidad más defensiva, un revestimiento de escudo o armadura adicional temporal, o un efecto sobre el escenario. Pasa algo similar con las habilidades de Torbjorn, y Symmetra incluso lo tiene muy complicado para hacer daño y convertirse en una amenaza. Y nada de decir que es un personaje de apoyo, que Zenyatta también lo es y vaya leñas que mete.

Siempre hablamos de los cambios del meta, pero en un juego de 22 personajes, si la mitad no son competitivos, nos quedan 12 personajes viables, menos tácticas posibles, menos sorpresas. Es cierto que es más cómodo, y Overwatch no es sólo eso, es ajustarse al equipo y a los mapas, pero es posible llegar a un equilibrio entre lo que tenemos ahora y una progresiva y suave curvatura en la complejidad.

Overwatch-Bastion
Bastion es el personaje más odiado de Overwatch. Un escupe-balas sin muchas interacciones con el equipo. Salvo esconderse tras Reinhardt.

¿Y si los personajes tuvieran en vez de tres habilidades seis y el jugador decidiera cuales integrar en la batalla? Los oponentes no sabrían a que estamos jugando hasta que nos vean jugar, añade tensión e imprevisibilidad a los encuentros.

La gestión de los personajes más allá de los factores estéticos podría enriquecer la experiencia y podría salvar a Bastion, a Symmetra y a Torbjorn más allá de cambiar el daño que hacen o su habilidad definitiva para reajustar el meta y que los personajes vayan turnándose. Es complicado conseguir un eSport en el que todas las opciones jugables estén realmente equilibradas y puedan tener cabida en diferentes escenarios, pero se supone que de eso iba Overwatch cuando fue presentado.

La realidad es que es muy complicado ver a un jugador profesional utilizando a Symmetra en un torneo importante despuntando y dejando boquiabiertos a sus rivales ahora mismo. Tampoco podríamos ver a Teemo en LoL y que su equipo no pierda, pero todos desearíamos ver a un profesional sorprendiendo de esa manera.

Supongo que seguiré esperando a Symmetra.

No hay comentarios

Dejar una respuesta