Compartir

Bienvenidos. Hacía mucho que no tenía la oportunidad y el gusto de poder expresarme públicamente. Primeramente me gustaría agradecer a ElDesmarque la oportunidad y la libertad que me han dado para poder disponer de este rincón en el que compartir mis ideas con vosotros. Siempre digo que mi llegada a Overwatch fue algo fortuita, ya que no tenía pensado competir en este juego en principio. Pero la fortuna puso todos los factores a mi favor para dedicarme a ello, y al final, acabé metido de lleno.

Realmente tengo muchas ideas sobre qué escribir, pero no quiero hacer el típico artículo de coaching comentando cualquier aspecto del ‘theorycrafting’ de Overwatch, al menos no de momento. Lo que si quiero en estos artículos es, sobre todo, poder expresar mi opinión, una opinión humilde y humana que realmente haga que valga la pena estos pocos minutos de lectura.

Se me ocurren muchos temas sobre los que hablar, pero hay uno en concreto que me ha llamado la atención y creo que puede ser útil. Y es que conforme he avanzado en estos meses cada vez más gente me ha pedido consejo sobre cómo comenzar en Overwatch, cómo hacer un equipo y demás. Tanto jugadores como incluso algunos clubes, y se me ocurrió la idea en la que va a estar enfocada este pequeño artículo.

Vamos a ponernos en la piel de alguien que acaba de empezar a competir. Hay mucha gente que empieza en el competitivo seducidos por la industria creciente de los eSports, otros muchos se ven fuertes en el juego en el que están jugando y deciden competir para probarse a sí mismos. Algunos piensan que llevan demasiado tiempo jugando de forma “vacía” y quieren dar utilidad a todas esas horas invertidas. Sea cual sea el motivo, el comienzo es el mismo. En este escrito vamos a explorar algunos de los factores y dar unas pequeñas pautas que sirvan para dar un rumbo inicial que conduzca a una mejora objetiva.

“Los eSports son sobretodo fortaleza mental”

Motivación

Antes de todo, siempre hay una chispa, una pequeña llama que se enciende dentro de nosotros, un instinto que nos lleva a tomar la decisión de competir. Es muy importante siempre recordar ese motivo. El motivo de cada uno es personal e intransferible, y es muy fácil olvidarlo cuando empiezas a competir.

Yo siempre recomiendo apuntarlo, tenerlo en un lugar cercano al pc, en el que puedas echar la vista cada vez que sufras una derrota. Es importante recordar porqué estás compitiendo, sobre todo en la derrota. Sin una motivación o un rumbo simplemente vamos a perdernos hasta el punto de abandonar la lucha. Lo normal es que nos perdamos en el camino. De los millones de jugadores que juegan a Overwatch, la élite estará compuesta por unos 200 o 500 jugadores máximo. Eso supone un porcentaje ridículo. Y hay que ser conscientes de que sólo unos pocos elegidos alcanzan la cima. El resto nos quedaremos en el camino.

Los eSports son todo fuerza mental. Si eres fuerte y constante, avanzarás hasta llegar a tus objetivos.

Habilidad individual

Está claro que la motivación es importante, pero no todo es tener ganas de jugar. También tenemos que ser buenos. Y la mejora no viene por sí sola. El mejor sistema para iniciarte en el mundo competitivo siempre es avanzar en los rankings de elo. En el caso de Overwatch, el mínimo razonable para poder empezar a competir en serio diría que está sobre los 3000 de Elo.

“Hay que aceptar las derrotas y marcarse objetivos”

Y ahora todos os quejareis sobre lo subjetivo que es el elo, el matchmaking y demás. Y razón no os falta. ¿Pero eso es excusa para no llegar a ese nivel de habilidad? Está claro que no todos los jugadores de 3000 de elo son buenos, de hecho, la mayoría no lo son. Pero lo que es seguro es que ningún jugador de 1500 o 2000 de elo es bueno. El ranking no solo es un número arbitrario que te coloca en una posición más alta o baja de la tabla de jugadores. El ranking de elo es mucho más. Llegar a 3000 supone haber superado un corte muy importante, y es el de jugadores no competitivos.

Mi argumento es muy simple. Si no eres capaz de subir por ejemplo, de tus 2274 de elo a 2500, es simplemente porque no tienes el nivel de habilidad suficiente para ello. Puedes hablar de Afks, trolls, picks random, pero todo esos factores externos están sujetos a una varianza, la cual siempre tira al 50% para lo bueno y lo malo. Lo que hoy son cinco partidas con un afk la varianza te lo devolverá en cinco ‘free wins’. Para poder subir elo, necesitas ser capaz de manejar la partida tú solo. Hablando en términos llanos, necesitas ser capaz de ‘tirar del carro’ en cualquier partida. Si quieres subir de elo en los 2274, seguramente tengas que demostrar un nivel de habilidad cercano a los 2600/2700 para poder subir a 2500. El único modo de subir es jugando bien. Siempre.

Hay muchas formas de mejorar individualmente en Overwatch. No voy a extenderme mucho sobre la mejora individual en este artículo, pero si voy a dar unas pequeñas pautas para mejorar:

  • Olvidar la condición de victoria o derrota. Jugar para cumplir objetivos en partida.
  • Mirar en tus estadísticas tu cantidad de eliminaciones, muertes y precisión con armas, y poner como objetivo principal mejorar en ellas. (PE: Si con Soldado:76 tengo un 31% de precisión con armas, cada vez que lo use en partida, debo obligarme a tener un 33% con precisión con armas. Da igual que ganes o pierdas el juego. La condición de victoria en esta partida es conseguir 33% de precisión con armas).
  • Aceptar la derrota como parte natural del juego.
  • Tratar de jugar solo, no depender de otros jugadores. Tendemos a pensar de que ganamos más si jugamos acompañados, y eso no es así. Rendimos más nosotros mismos cuando jugamos solos, debido a varios sesgos mentales que nos hacen creer que las premades son mejores. Las premades solo son útiles a rangos muy altos.

Especialización

La forma más sencilla de avanzar es perfeccionar una de las distintas ramas que ofrece Overwatch hasta un nivel de maestría alto.

A la hora de elegir un rol, lo mejor es jugarlos todos, y darse cuenta donde puede destacar uno. Si tienes buena puntería quizás sea mejor que optes por jugar dps, y si consideras que tu visión de juego compensa tu baja precisión entonces deberás optar por apoyo o tanque. También influye que no solo se nos dé bien, sino que también estemos cómodos con el rol, ya que es una posición que vamos a jugar muchas horas y tenemos que sentirnos bien con ello.

De igual forma, es importante, sea cual sea el rol que hemos decidido perfeccionar, controlar al menos uno o dos Héroes de otros roles. Sobre todo de cara a las rankeds, ya que no siempre podemos jugar lo que queremos.

“Hay que concienciarse de que los eSports no dan dinero”

Sobre que héroes jugar en cada parche. Yo siempre recomiendo mirar las competiciones internacionales de Overwatch. Ahí siempre vamos a ver la tendencia actual. Muchos jugadores, sobre todo de elo medio (2000/3000) piensan que pueden coger lo que quieran o lo que mas les guste y ganar con ello. Y eso suele ser un error. Lo mejor, sobre todo si estás empezando, es simplemente mirar y copiar lo que juegan los profesionales. Es la forma más sencilla de subir, no trates de innovar por tu cuenta.

Situación personal

Nos guste o no, en España los deportes electrónicos rara vez son una solución financiera. Los eSports debe tomarse como una inversión a medio o largo plazo, y hay que ser conscientes de lo difícil que es sobresalir en esto.

Trabajar, estudiar y tener una relación suelen ser los tres tabús principales. Yo siempre uso la misma regla: Puedes elegir una de las tres anteriores. pero no más. Si eliges alguna más, tendrás que abandonar la competición, ya que no podrás mantenerlo por la relación.

Los eSports son algo que absorben una terrible cantidad de tiempo, tenemos que ser realistas y conscientes de ello. Es mejor abordarlo de otra manera, como la creación de contenido por ejemplo, que es menos exigente que la competición.

Regularidad y Descanso

En cuanto al ritmo de juego, es tan importante ser constante, como también tener descanso regular. Mínimo 1 día a la semana, en el cual puedas olvidarte del juego, y simplemente disponer algo de tiempo para tu ocio.

Al igual que es importante descansar, también lo es no desistir en ello. Si quieres competir normalmente necesitas al menos 30 horas semanales disponibles para ello. Esto tirando muy muy por lo bajo. Normalmente los equipos invierten un mínimo de 40 horas semanales entre entrenamientos, torneos y demás. Y la cantidad de horas sube conforme avanzamos en la dificultad de la competición.

Tiempo de prueba

Mi último consejo está relacionado a lo que yo llamo un tiempo de prueba. Si estás interesado en los eSports yo siempre aconsejo que te dediques a ello durante un tiempo limitado, normalmente recomiendo tomarse un año, dedicado plenamente a ello. Si cuando termine el año sientes que no has hecho un avance significativo en tu carrera, quizás sea mejor dejarlo de lado. No todos estamos hechos para competir, por mucho que queramos, y este es un mundo en el que si quieres triunfar, tienes que subir rápido.

Si no lo conseguiste siempre podrás volver, pero no puedes descuidar el resto de tu vida por esto. Al menos de momento, en unos años, quién sabe…

2 Comentarios

  1. En primer lugar creo que el tema es muy jugoso y que está bien planteado, hay algunas ideas muy interesantes sobre la especialización, la condición de victoria cuando queremos mejorar o la idea del tiempo de prueba.
    Sin embargo creo que antes de plantearse meterle 30 horas semanales a un juego o soñar con ser profesional, es importante ver si puedes llegar al nivel. Si llevas 200 horas jugadas y tan solo has llegado a oro no hay que marcarse el objetivo de ser profesional.
    También echo mucho en falta una característica de la motivación indispensable y que cada vez más se está perdiendo en algunos juegos como Overwatch, el disfrute. Hay que disfrutar con lo que estás haciendo.
    Por último discrepo bastante en cuanto a la conciliación, si bien los jugadores profesionales no estudian ni trabajan, lo más habitual es encontrarse con jugadores que compaginan estudios, amigos/pareja o trabajo con el juego. Todo es cuestión de organización.
    Creo que no hay una fórmula secreta para conseguir convertirse en jugador profesional, pero yo siempre sigo la misma fórmula para el éxito:
    E=T+t (Éxito=Trabajo + talento)

Dejar una respuesta