Compartir

El meta de Teamfight Tactics empieza a carburar tras la salida del Parche 9.14 y, a diferencia que en el PBE, ya empezamos a ver poco a poco distintas composiciones que se contrarrestan entre sí. Las actualizaciones, que en teoría llegarán a la vez que las de League of Legends, servirán para sentar aún más un meta en el que ya han surgido varias estrategias demoledoras.

Asesinos, Elementalistas, Ninjas, Luchadores… construir composiciones que funcionen es relativamente sencillo y, salvo excepciones, da igual a qué juegues que tendrás opciones de victoria. Aún así, como en todos los videojuegos competitivos, hay estrategias que funcionan algo mejor que otras:

Ninjas

Los Ninjas son una de las clases más poderosas del momento tanto por su pasiva como porque se pueden mezclar con dos de las mejores clases de este parche. Gracias a Akali y Zed se puede formar un equipo de Asesinos con tanto daño que no hará falta tener tanques en primera línea. Zed y Pyke serán nuestros personajes más importantes, a los que habrá que equipar con daño de ataque, velocidad de ataque y maná para maximizar el daño en área.

La otra opción pasa por Kennen, con el que se puede optar por mezclar Ninjas y Elementalistas. A la base de Shen, Akali, Zed y Kennen se le añaden Anivia y Lissandra para invocar al Gólem y aportar la pasiva Glacial. El resto del daño estará en Katarina y Draven, la unidad más importante de la composición junto a Akali. Esta combinación será la única que no reciba cambios tras el Parche 9.14B de Teamfight Tactics.

Luchadores

Volibear es la clave de las composiciones que se pueden hacer con Luchadores, y hay que aprovecharle porque será nerfeado el próximo miércoles 24 de julio. Es la unidad más importante en las dos opciones que mejor funcionan con su clase. La primera, con Volibear, Blitzcrank, Warwick y Cho’Gath, se centrará algo más en defender a nuestras propias unidades. Leona y Braum otorgarán la pasiva de Guardián, y este último junto a Sejuani, Anivia y el propio Volibear desbloqueará el segundo nivel de Glacial. El daño en área y el CC deberían hacer suficiente para ganar las rondas.

La segunda opción sacrifica el poder defensivo por el daño mágico en área. En esta ocasión cambiaremos a Rek’Sai por Warwick, siendo algo más potente. Braum y Leona dejarán su lugar a Anivia y Lissandra que, junto a Brand, activarán la pasiva de Elementalistas. Además, éste último tendrá que ser equipado con objetos de maná y poder de habilidad para maximizar su daño.

Demonios

Las unidades Demonio son muy poderosas en sí mismas. Salvo Evelynn y Elise, que han recibido nerfs, el resto de sus unidades se encuentran entre las más poderosas a nivel individual. Es bastante útil en ocasiones tener un par de unidades de este origen aunque la composición no se base en ellos.

Sin embargo, si queremos centrarnos en Demonios los podremos mezclar con Cambiaformas. Es una composición especialmente efectiva cuando tengamos mucho daño mágico enfrente, pues la pasiva de quemar maná será especialmente útil. Dejando de lado a Evelynn, el resto de Demonios serán la base de la estrategia. A esas seis unidades hay que sumarles dos especialmente importantes: Draven y Gnar. Ambos son muy poderosos individualmente, y gracias a la protección de su alrededor y a los objetos que les equipemos serán determinantes para la victoria.

No hay comentarios

Dejar una respuesta