Compartir
Una partida de Valorant publicada por Riot Games.

Riot Games ha apostado fuerte por su industria en este 2020, año de su décimo aniversario. Quizá el movimiento más esperado es el de su nuevo shooter, que ya tiene nombre y personajes anunciados. Valorant será, sin duda, el nombre más deseado por los seguidores de la compañía en este curso.

Sin embargo, Riot sabe que debe hilar muy fino para que nada cause problemas en su nuevo entorno. Ofrecer una solución de disparos como será el otrora Project A hace necesitar una cantidad importante de escudos contra aquellos que quieren manipular el desarrollo adecuado del juego.

Con esta antesala Riot ha hecho oficial el desarrollo de su nuevo sistema contra los tramposos. Se llama Vanguard y es una herramienta especialmente pensada para este tipo de juego. Riot tiene decidido lanzar Valorant como un producto libre por completo de trampas desde el primerísimo momento.

Así, puede parecer posible que alguien sea capaz de realizar un wallhack o un speedhack, pero instantáneamente este jugador será expulsado de Valorant gracias a la detección milimétrica del nuevo método de la compañía californiana. De hecho, Riot no dejará a títere con cabeza, ya que en el momento de la detección de la trampa la partida finalizará para todos los participantes.

En este supuesto, los que no hayan participado de la trampa serán perdonados por el sistema del juego, mientras que el susodicho que haya provocado ese caso recibirá un baneo, a priori, permanente en Valorant. Sin duda, un castigo merecido para aquel que hace trampa y una piedad incontestable para los que no tienen culpa de nada.

Con todo, Riot también ha querido tener en cuenta el aprendizaje constante de la detección de los tramposos. Valve comenzó con ello con su sistema de detección automática VACNet, basado en uno similar conocido como Overwatch (no, no es el de Blizzard), pero Riot ha querido estar presente en este ámbito con el desarrollo de una herramienta poderosa que haga de su Valorant un producto casi perfecto para todos.

De League of Legends a Valorant

No obstante, todo va más allá de la mera detección de los tramposos. Y es que Riot no es conocida por otra cosa que no sea el League of Legends. De este videojuego, precisamente, sale una de las características anti-trampas más importantes que recibirá Valorant. Es conocida por la compañía como la niebla de guerra. Es decir, que los usuarios no podrán conocer la ubicación de sus rivales hasta que hayan establecido contacto visual con ellos.

Está claro que el LoL no puede quedarse atrás y cuenta con unas mecánicas muy interesantes que Riot sabe que puede implementar en todos sus nuevos juegos. Así, no pretende dejarlo apartado y lo mejor del League of Legends puede hacer aumentar la calidad de Valorant.

Otros aspectos importantes también se encuentran en la arquitectura del shooter, siendo relativamente imposible aumentar la velocidad de movimiento de una cantidad establecida de forma externa o, en casos extremos, teletransportarse de una ubicación a otra en el mapa. Un control exhaustivo por parte de Riot para que Valorant sea 100% efectivo y libre de trampas.

Compartir
Artículo anteriorEl parón de CSGO que puede aprovechar Valorant en verano
Artículo siguienteRiot pretende promocionar en marzo una beta de Valorant
Periodista en todas sus facetas. Inmerso en el mundo de los esports, siguiendo a Riot desde LoL hasta donde me lleve. También apasionado del fútbol.

No hay comentarios

Dejar una respuesta