Compartir
Wild Rift

La cuenta atrás para Wild Rift es una alarma vital que no podemos despegar del móvil cada mañana, una comprobación constante que nos acerca a la última novedad del traspaso de League of Legends a las partidas de 15 minutos, una actualización con varias novedades.

La salida a móviles de Legends of Runeterra con el set 2 del juego de cartas de Riot Games nos ha activado de manera indirecta para el gran título, el título dispuesto a romper todos los récords posibles en el dispositivo móvil, ahora con un nuevo gancho según la store.

Sin grandes detalles internos, la publicación de esta actualización de Wild Rift en el 30 de abril, nos abre las puertas a varios guiños que mejoran la percepción del juego de cara a su lanzamiento, porque son muchos los jugadores que han compartido un pantallazo sintomático, ya son compatibles.

Eran muchos los jugadores cuyos móviles no mantenían el mínimo en los requisitos para jugar al LoL móvil y, tras los ajustes de los desarrolladores, ahora sí se les da esa posibilidad directa en la store para pedir la reserva o el acceso previo al juego.

De hecho en algunas regiones como Brasil son varios los jugadores que acaban de recibir junto a esta actualización la invitación directa para el early acces con la descarga incluida del juego, el primer paso para confiar que la alpha o la beta llegará antes del verano.

Son elucubraciones, pero desde luego el panorama es bastante positivo. Con la salida de TFT en móvil y ahora la de Legends of Runeterra, el camino del dispositivo móvil queda totalmente abierto para prepararle la alfombra roja al rey de la baraja.

Analicemos la situación. TFT fue el primer impulso en móviles, una prolongación de su vida en el cliente del LoL que le ayudaría a crecer en cifras, mientras que la segunda apuesta llega con Legends of Runeterra, un puñetazo en la mesa con el nuevo título hecho para triunfar en todas las plataformas.

Es lógico que Riot presente primero aquello que, seguro, necesita una mayor visibilidad para crecer sin rivales móviles del tamaño de un LoL móvil, porque cuando llegue, este arrasará con todo. Esa estrategia evolutiva para marcar los tiempos entre un juego y otro le deja como mínimo mes y medio a Wild Rift para aparecer.

Si TFT llegó a mediados de marzo y Legends of Runeterra el 30 de abril, lo lógico sería que se deje el mismo espacio de tiempo entre un título como mínimo, por lo que sería extraño tener noticias en cuanto fechas previas a mediados de junio. Alfa, beta o acceso cerrado, lo que sea, lo queremos ya Riot.

Compartir
Artículo anteriorLos 6 agentes ocultos de Valorant, de Sabine a Killjoy
Artículo siguienteFnatic expulsa a VeigarV2 tras el escándalo de las fotos
Periodista. Sintiendo la profesión en el día a día. Responsable de @esports4players y @planetadesmarque. A la locura con el mando bajo el brazo (@j00perez).

No hay comentarios

Dejar una respuesta