Compartir

La victoria de anoche de G2 eSports ante Splyce en las semifinales de la LCS EU dejó varios datos para el recuerdo: la quinta final consecutiva del conjunto de Ocelote, así como de PerkZ; la segunda final para Wunder; la primera de Hjarnan, Wadid y Jankos… sin embargo hay otro dato no tan alegre, y es la maldición que arrastra Odoamne con las semifinales europeas.

Con la derrota ante G2, el toplaner rumano suma siete presencias en playoffs, y seis derrotas en semifinales. Nunca ha pisado una final, y en media docena de ocasiones se ha quedado a las puertas de lograrlo. Su ex-compañero Jankos sumaba cinco intentos hasta ayer, tres de ellas junto a Odoamne, pero Andrei deberá seguir esperando por al menos un split más.

Odoamne llegó a la máxima competición europea de la mano de H2k, y su comienzo no pudo ser mejor. En su primera temporada, primavera de 2015, lograron el 3er puesto en fase regular y arrollaron a Copenhagen Wolves en cuartos. Sin embargo en semifinales se toparon con el Fnatic de un colosal Febiven. Ese mismo verano repitieron 3ª plaza en el split, tumbaron al Giants de Werlyb y PePiiNeRO, pero ese split fue el surgimiento de Origen, que venció a H2k en semifinales.

Llegó 2016, el primer año de G2 en la élite, y H2k lograba el 2º puesto en el split de primavera por detrás de los de Ocelote. Clasificados directos a semifinales, de nuevo Origen fue su verdugo en la primera semifinal de Odoamne junto a Jankos. En verano caían a la 4ª plaza del split, pero de nuevo alcanzaban las semifinales, donde esta vez sería Splyce el encargado de arrebatarles el sueño.

En 2017 llegó el cambio de formato a dos grupos en la LCS EU, y H2k lograba la 2ª plaza por detrás de un UoL muy ilusionante, en esta ocasión Fnatic les volvería a eliminar, pero ahora en cuartos de final. Verano si fue mucho más rentable, pues H2k lograba el 1er puesto de su grupo, pero G2 volvería a eliminarles en semifinales. Era la tercera vez que Zven y Mithy alejaban a Odoamne de una final, así como la tercera semifinal que pisaba junto a un Jankos al que también se le resistía la gran final.

Con las complicaciones en H2k, Odoamne puso rumbo a un Splyce capaz de todo, y con ganas de plantar cara a los reyes de Europa. Lo demostraron en fase regular, peleando hasta el último minuto la segunda plaza. Finalmente se conformaron con la tercera, arrollando a ROCCAT en cuartos. De nuevo se cruzarían con los de Ocelote en semifinales y, el resto, como se suele decir, es historia…

No hay comentarios

Dejar una respuesta