Compartir

Según fuentes cercanas a The Esports Observer, es posible que los diez equipos de la LCS norteamericana hayan firmado un nuevo acuerdo con Riot Games después de que se hiciera pública la futura monetización de la liga con el objetivo y el comunicado por parte de los equipos para suprimir los descensos.

Riot Games comunicó que estos problemas habían sido solucionados mediante unos tratos que permitían a los equipos que habían firmado hacerse con aquellos que no lo habían hecho, junto con la posibilidad de deshacerse de las ventas de aquellos equipos de Challenger Series.

Todo esto es una consecuencia, según ha declarado Riot Games, de que los equipos de LCS intentan hacerse un nombre a costa de la compañía para utilizar esta promoción en otros juegos ajenos a League of Legends.

Así, mediante una serie de acuerdos y tratos presuntamente forzosos, los equipos de LCS norteamericana se han visto obligados a firmar este acuerdo según las fuentes de TEO. Uno de los equipos afectados es Cloud9, equipo al cual es muy probable que no se le permita vender su segunda plaza en LCS después de que su equipo en Challenger Series consiguiera el ascenso a LCS.

Desde el artículo original se amplía continuamente la información, con acusaciones bastante graves hacia Riot Games que incluyen la mención a una posible coerción hacia las organizaciones implicadas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta