Compartir

El último mes en las oficinas de la LVP ha sido intenso. Tras el periodo de candidaturas para aceptar nuevos equipos en sus ligas y la incorporación de dos equipos en Clash Royale y Counter-Strike, el formato de competición se ha cambiado, se ha simplificado la competición para agilizarla.

La próxima temporada se asemejará más a los periodos competitivos de deportes tradicionales que a las anteriores de Superliga Orange. Durante siete meses de competición los doce equipos se enfrentarán hasta quedarse los cuatro mejores, que se disputarán el título en la Gamergy anual.

En el apartado de Counter-Strike, el formato de BO2 se elimina para ser al mejor de uno cada partido y con una jornada dividida en dos días. Se apuesta por un formato sencillo que facilitará las sorpresas durante la temporada.

Por su parte Clash Royale reduce su formato de BO5 a BO3, tras incluirse dos equipos más y mantenerse el único día de competición, parecía algo neccesario. De esta forma se pueden llegar a reducir las largas jornadas de la anterior temporada.

Finales de noviembre es la fecha elegida para dar el pistoletazo de salida a dos de las competiciones de eSports más importantes del panorama nacional.

No hay comentarios

Dejar una respuesta