Compartir

A falta de tan solo una semana para la salida de La Arena de Rastakahn, quedan aún 46 cartas por revelarse. Sin embargo, con las 89 que sí hemos visto se puede deducir qué rumbo desea Blizzard que tomen algunas clases. Paladín, Cazador, Guerrero, Mago o Pícaro tienen rumbos claramente marcados gracias a las cartas que conocemos y a las que ya pertenecen al juego.

Paladín, que hasta el momento tiene a sus arquetipos Par e Impar en lo más alto de la lista de mejores mazos, podría tomar un color más “controlero”. Shirvallah, la tigresa, Templario Zandalari o Sumo sacerdote Thekal son cartas destinadas a mantener el control de la mesa y aumentar nuestras curaciones. La comunidad ya ha sacado incluso un combo según el cual meteremos una copia de Shirvallah en nuestro mazo con Banquero Siniestro, que se convertirá en dos si jugamos Elekk aumentado, para luego lanzar Cólera sagrada y hacer 25 o 50 puntos de daño a la cabeza del oponente.

Guerrero y Brujo seguirán un viejo camino que Blizzard lleva tiempo queriendo imponer. Es el caso de los dragones para el primero y de los descartes para el segundo. Ambas clases tendrán una legendaria orientada a dichas sinergias. El caso del Cazador no es muy distinto. Rexxar está recibiendo cartas muy interesantes con sinergias de bestias, y aún no han sido reveladas las dos cartas legendarias que le corresponden de La Arena de Rastakhan.

Al igual que el Cazador, Druida está recibiendo cartas con sinergias de bestias, pero además hasta tres de sus nuevas cartas interactuan con el ataque del héroe. Otra clase que va a recibir mucha interacción con su héroe es el Mago. Su poder de héroe se volverá muy importante, tanto que podrá invocar mediante él a Ragnaros, el Señor del fuego gracias a su nueva legendaria Jan’alai, el dracohalcón.

La Arena de Rastakhan trae para Pícaro la temática de los piratas. Es tan evidente la intención de Blizzard, que hasta las cartas que no tienen sinergias concretas con Piratas llevan la temática en su arte.

Por último, Sacerdote podría tener un mazo basado en esbirros y en devolverlos a la vida, mientras que parece que las cartas de Chamán solo buscan darle continuidad a los arquetipos existentes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta