Compartir

Ya quedan justo dos semanas para el lanzamiento del Auge de las Sombras y Blizzard ha dejado ver los nuevos arquetipos que podrían tener las clases con el cambio de año. El Año del Dragón eliminará tres expansiones del conjunto Estándar, y se quedará con los conjuntos Bosque Embrujado, Proyecto Armagebum y Arena de Rastakhan como jugables, amén del propio Auge de las Sombras. Con las cartas que quedan y las que van saliendo, es posible vislumbrar arquetipos que podrían funcionar como Mago invocaciones, Guerrero bombas o Pícaro lacayos.

El umbral de poder de las nuevas cartas está siendo realmente interesante, como por ejemplo Khadgar. El aprendiz de Medivh, que ya estaba en Hearthstone como aspecto de clase, ahora aparece como legendaria con un efecto muy especial. Khadgar hace que todas las cartas que invoquen esbirros lo hagan dos veces, efecto que comba con otras cartas como Astromante, Reflejo Viviente, Desdoblamiento, Reflejo de Arrabio o la legendaria Jan’alai, el Dracohalcón.

La carta que marcará el Guerrero bombas es Maestro destructor Bum. Tanto para mazos de tempo como para mazos de control es una buena opción, por lo que habrá que esperar a ver todas las cartas nuevas para asegurar cómo se jugará este mazo. Del mismo modo podría influir a pícaro el Barón del atraco Togafloja. Su requisito, tener un lacayo, probablemente se pueda cumplir fácilmente con Malhechor del MAL u otras cartas de clase y neutrales. Un mazo basado en copiar cartas del oponente y jugar con las ventajas de los lacayos podría asentarse y devolver al pícaro entre las mejores clases del juego.

La última legendaria revelada, Keeper Stalladris, otorga un efecto a priori mejor que el de Fandral Corzocelada. En lugar de aplicar los dos efectos de las cartas “elige una”, hace un efecto y añade a tu mano una carta de cada tipo. Druida, que es una de las clases que más ha caído en el Año del Cuervo, podría ver restaurado su poder si le acompañan buenas cartas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta