Compartir

Desde el fracaso de El Bosque Embrujado, la primera expansión del año para Hearthstone, mucho ha cambiado la cosa. El Proyecto Armagebum ha sido un soplo de aire fresco para el juego de cartas, llevándolo a un estado en el que pocas veces ha estado antes. La variedad de mazos y arquetipos presentes en el modo Con Rango hacen que el meta sea uno de los mejores que hemos tenido.

Hasta siete arquetipos de seis clases distintas se han hecho dueños del denominado “Tier 1“, los mejores mazos del momento. Druida Tókens, Cazador Cubo, Brujo Par, Guerrero Impar, Chamán Par, Pícaro Impar y Pícaro Misión. Solo Mago y Paladín están un escalón por debajo, y Sacerdote es la peor clase del momento. Ésta última no tiene un mazo competitivo desde el Sacerdote Combo.

El caso de Pícaro es especialmente llamativo. De estar completamente fuera del meta de Hearthstone a recuperar un mazo casi olvidado. El Pícaro misión ha resurgido de sus cenizas gracias a Inventora risueña. El valor de la carta una vez completada la misión se dispara. Tres esbirros 4/4, dos de ellos con Escudo Divino, por solo 5 cristales de maná es más de lo que muchos mazos pueden soporta.

Otra de las situaciones especiales de este meta es la variedad. Mazos agresivos, mazos tempo, mazos mid-range… todos tienen cabida ahora, haciendo que cada jugador pueda escoger el que mejor se adapte a su forma de jugar.

No hay comentarios

Dejar una respuesta