Compartir

Recuerden, recuerden el 2 de septiembre. Hoy puede ser un día histórico en la escena de League of Legends, pues todo lo que conocíamos en la LCS EU podría desaparecer. Aprovechando las finales celebradas en París que enfrentará a G2 eSports y Misfits por la corona europea, tendrá lugar una importante reunión entre los máximos dirigentes de la competición y sus organizaciones, en la que decidirán qué futuro le depara a todo esto, que lleva meses preocupando a todos los implicados. Por lo que H2k-Gaming ha publicado una carta advirtiendo a Riot de las consecuencias de no garantizar un sistema financiero justo y equitativo para todas las partes, comenzando por dejar de subvencionar la LCS EU y marcharse de los planes que tienen actualmente para su futuro.

“El hecho es que la mayoría de equipos pierden dinero”

Creemos que Riot Games ha creado la liga más estructurada y organizada de los eSports, y también que la propia Riot, como propietario, debería de poder tener el derecho de obtener unos fuertes beneficios económicos por los riesgos asumidos en el desarrollo de League of Legends.

Sin embargo, tristemente, desde un punto de vista empresarial consideramos irracional continuar en una asociación en la que nuestro socio obtiene unos beneficios anuales muy sustanciales mientras que, por el contrario, incurrimos en pérdidas anuales de más de 1.000.000€. El hecho es que la mayoría de equipos de League of Legends pierden dinero. Los costos operativos van en aumento y la compensación de Riot solo cubre una pequeña parte de esos costes. En resumen, las pérdidas de los equipos están subvencionando las actividades de marketing de una empresa multimillonaria.[…] La asociación con Riot no es ni racional ni justa. Como nuestro socio, deben proporcionar estabilidad financiera a los equipos.

Los equipos deberían de dejar de subvencionar a una empresa multimillonaria

Así reza una parte de dicha carta, en la que H2k lanza un ultimátum a la organización, a sabiendas de que este sábado 2 de septiembre toda la estructura puede desmoronarse en la creación de otros torneos y la potencia de ligas nacionales, que parece no compensar ni contentar a nadie. Le piden cabeza en estos difíciles momentos, y recordarles que los equipos son los que sustentan realmente la competición y le dan sentido a todo el panorama. Advierten de su más que posible marcha si todo sigue igual, y que su salida como la de otros equipos supondría un duro varapalo económico como la desaparición de todos los ingresos que reciben de grandes anunciantes por las retransmisiones semanales.

H2K ha tomado la decisión de que ya no subvencionaremos a Riot y no continuaremos en la LCS EU más allá de la temporada 2017, a menos que Riot cree una nueva estructura financiera y operativa. Riot debe proporcionar a los equipos LCS EU de la oportunidad realista de ganar a través de subvenciones y participación en los ingresos, una compensación mínima de al menos 850.000€ al año, entendiendo que una parte de esos ingresos sean en base a la audiencia y rendimiento del equipo“, finaliza.

Ya a finales del pasado mes de julio, diversas organizaciones europeas como los propios finalistas: G2 y Misftis, ya mostraron su descontento con Riot. Viéndole de lejos las orejas al lobo, solicitaron el traslado de sus organizaciones a Norteamérica, donde muchas tendrían que vivir un duro reinicio pero que se ve recomendado por un sistema mucho más firme, fiable y seguro del que disponemos ahora mismo en Europa, y sobretodo con lo que parece deparar el futuro.

No hay comentarios

Dejar una respuesta