Compartir

Durante esta última temporada se han vivido momentos de auténtica incertidumbre en cuanto a los planes de Riot con respecto a la LCS EU 2018. Más viendo como en Norteamérica se instauraba cada día con más detalles el nuevo sistema de franquicias, que generaba el interés de poderosas organizaciones. Mientras, en el viejo continente muchos se sentían abandonados y con miedo de cara al futuro de la competición.

The road so far…

El camino hasta ahora ha estado lleno de rumores provenientes de todos lados. Un año entero que ha dado lugar a filtraciones de todo tipo, pero que las más fiables apuntaban a un formato de cuatro grandes ligas, emulando a otras competiciones deportivas como ocurre con la Champions League (siguiendo el formato de éxito de la región, al igual que ocurre con las franquicias en NA), y hasta parecía ser que los clubes habían elegido ya ciudad en la que competir la próxima temporada.

Con todo ello, algunas organizaciones como H2k le lanzaban varios ultimátum a Riot Games, pues dicha incertidumbre preocupaba y mucho a equipos que han apostado una gran cantidad de recursos en la competición. Finalmente, todo parece posponerse a 2019, aunque con un cambio de formato de cara a la LCS EU 2018: “Es hora de dar el siguiente paso hacia la creación de un entorno en el que los profesionales europeos puedan tener éxito al más alto nivel y una liga en la que todos sean recompensados por su participación en la construcción de dicho éxito“.

La LCS EU 2018 regresa al Bo1

Aunque con el cambio de formato al mejor de tres y división en dos grupos diferentes se preveía una mayor audiencia, cosa que fue así en sus inicios, a lo largo de la temporada al espectador medio pareció cansarle, lo que ha hecho plantearse a Riot volver al mejor de uno en un único grupo, al menos de cara al split de primavera. Un cambio que no llegará solo pues también se limitan los días de retransmisión a viernes y sábado y se prevé eliminar las relegations de mitad de año: “Con una temporada completa para planificar de antemano, los equipos tendrán más seguridad a la hora de hacer inversiones en infraestructura, patrocinios, listas y estrategias de equipo. Es también un paso hacia nuestro plan a largo plazo de asociarnos con los equipos para construir una liga más estable“. Lo que parece apuntar a que Riot implantará también en Europa su sistema de franquicias.

Durante la próxima temporada Riot también aumentará de manera provisional las ayudas económicas a los equipos, una solución temporal para aliviar presión mientras se modela el nuevo ecosistema. Parte de esa ayuda vendrá en función de las audiencias, mayores ingresos para aquellos que aporten más seguimiento a la LCS y que apuesten por su fan base.

Adiós a la Challenger Series

Con la previsión de eliminar las relegations de primavera, la Challenger Series se despide por ahora. En su lugar, Riot creará un torneo europeo bi-anual en el que se darán cita los mejores equipos locales de toda Europa, y al que tendrán acceso los clasificatorios ya creados en las principales ligas, además de nuevos torneos en países que tenían más complicada la opción de ascender a Challenger: “El objetivo era crear un entorno para que los equipos crecieran y desarrollaran a sus talentos, así como proporcionar un camino a la cima para las nuevas organizaciones. Desafortunadamente, la estructura actual no cumple con estas metas, generando un sistema de alto riesgo sin estabilidad profesional“. Un nuevo torneo sobre el que Riot promete ofrecer nuevos detalles muy pronto.

¿Y para 2019?

Pues de momento los seguidores europeos tendremos que esperar para conocer qué es exactamente lo que planea Riot una vez finalice la LCS EU 2018, y se ponga la puesta a punto de la nueva competición europea. Así como para conocer con más detalle lo que nos espera a corto plazo, así como para el split de verano.

No hay comentarios

Dejar una respuesta