Compartir

Blizzard tiene muy claro que, sean visto como un videojuegos o como deportes, sus títulos deben ser trasmisores de valores y diversión, convirtiéndose de este modo en una de las marcas que más cuida el titánico trabajo que es mantener la comunidad limpia de jugadores tóxicos.

Todos nosotros hemos tenido que soportar a jugadores que nos arruinan una partida. No juegan en equipo, no se comprometen con la partida y se salen antes de tiempo, llevan chetos para ganar o simplemente se dedican a insultar y gritar por los micrófonos. Para ellos ya hay sistemas de baneos y reportes. Y gracias a ellos numerosos jugadores, algunos de ellos streamers de Twitch, son encontrados y baneados.

¿Pero qué pasa con los jugadores que exhiben comportamientos negativos en otras plataformas? Pues que Blizzard ha emprendido una campaña en contra de jugadores tóxicos rastreando plataformas de video como YouTube, en busca de como ellos llaman -incidentes de comportamiento muy tóxico-: “Rastreamos las cuentas que están demostrando tener un comportamiento tóxico y las baneamos, a menudo antes de que alguien siquiera las haya denunciado, comentó recientemente Jeff Kaplan

No cabe duda que hay compañías que se toman muy en serio el comportamiento dentro y fuera de sus juegos. Blizzard se está mostrando proactivo y lo demuestra en su día a día. Gracias a lo cual se ha conseguido reducir la toxicidad en Overwatch en un 17%. Algo de lo que no se libran ni los jugadores profesionales, como el reciente caso de Profit o la sanción a xQc de la pasada semana.

No hay comentarios

Dejar una respuesta