Compartir

Las creación de trampas en los videojuegos es una lacra que arrastramos desde tiempos inmemoriales. Lo que en sus orígenes eran fallos de programación, o códigos ocultos para los más perspicaces, con la llegada de internet se multiplicó de manera desorbitada en busca de la creación de trampas que te permitan tener ventajas no permitidas. Algo que con el auge de la escena competitiva no ha hecho más que desatar incontables quebraderos de cabeza.

Uno de los títulos que más lucha contra ello es PlayerUnknown’s Battlegrounds, que de sus 30 millones de usuarios en Steam ya han sido baneados más de millón y medio, y aumentando a cada día que pasa. Es por ello que de manera regular se actualizan sus modos de reportes para facilitar la caza de tramposos. Pero la distribuidora de PUBG en China, Tencent, ha registrado más de 30 casos y colaborado con la policía china en el arresto de 120 hackers, relacionados con la creación de trampas en su título. Tales como el autoapuntado, la vista de pájaro, la opacidad de su personaje o la posibilidad de atravesar paredes (los bugs no cuentan).

Así nos lo cuentan desde Bloomberg Technology. Recogiendo las declaraciones de Allen Zhang, creador de WeChat y vicepresidente ejecutivo de Tencent. “Es una batalla que no tiene fin. Cuando se te ocurre algo efectivo, al día siguiente te encuentras con otro bache“.

Cabe destacar que alrededor del 99% de las trampas reportadas en PUBG provienen de China, país en el que están registrados más de la mitad de los usuarios de este Battle Royale. Un país, así como en Corea del Sur, donde existen penas hasta de cinco años de prisión por la creación de trampas en videojuegos. Algo que con el tiempo esperemos que llegue a su fin.

No hay comentarios

Dejar una respuesta